En este momento estás viendo La hora bruja

La hora bruja

Aprovechando la época en la que estamos y que he recibido varias consultas estas últimas semanas en relación a lo mismo aprovecho para hablaros de “LA HORA BRUJA

¿Habéis oído hablar ella? Quizá os suene, ¿vuestro bebé durante el día es igual que en la fotografía y por la tarde-noche se transforma?

¿Qué es?
Cuando llegamos a casa después de la jornada laboral o un mal día estamos cansados, agotados, e incluso sentirnos enfadados e irascibles. Nosotros podemos expresar con palabras nuestros sentimientos. Los bebés no. 

Un bebé puede sentir lo mismo y lo expresa con llanto. Llanto e irritabilidad que suele empezar las primeras semanas de vida, intensificándose hasta el pico alrededor de las 6 semanas y poco a poco mejorar (hasta alrededor de los 3-4 meses de edad). Es difícil calmarles, difícil dormirles (tienen sueño, están agotados, “pasados de rosca”, pero no pueden dormir), rechazan alimentación, se pelean con el pecho o con el biberón. Aunque puede ser a cualquier hora suelen ser más frecuentes por la tarde y noche (a partir de las 17-18h). Sin causa aparente. 

¿Por qué sucede? Lo achacamos a gases, dolor abdominal, hambre, cólicos… Pero realmente no se sabe. No hay causa específica que lo justifique. Varias teorías, inmadurez digestiva (flora intestinal, producción de gas) y neurológica.. pero lo más probable es que se deba a SOBRECANSANCIO  Y ESTRÉS. Es decir, la sobreestimación y el conocimiento del mundo exterior (luz, ruidos, visitas) puede “estresarles”. Es el fin de esa “estresante jornada” llena de estímulos a los cuales no están acostumbrados. No olvidéis, nos encontramos en el “cuarto trimestre” de embarazo, se sienten seguros con lo que conocían, no con el nuevo mundo exterior en el que ahora viven. 

Si veis mi post de CÓLICOS, coinciden las posibles causas, las características y la clínica (“episodios de llanto intenso, inconsolable, duración prolongada y sin causa aparente”). Cólicos no es dolor abdominal ni gases. Es un cajón de sastre donde se postulan todas las hipótesis anteriores (las mismas), que por definición se deberían “cumplir la regla del tres”: una duración mínima: 3h/día, 3 días/semana, 3 semanas; en un bebé sano y bien alimentado.

Algunos consejos:

  • Cubre sus necesidades: dale de comer, revisa el pañal y reconfórtalo en brazos, buscando una posición en la que se encuentre cómod@.
  • Anticípate a ese cansancio y estrés: al caer la tarde realiza actividades relajantes como un baño (si le relaja), masajearle (masajes abdominales), habitación luz tenue…
  • Asegura un adecuado descanso diurno, para que no lleguen sobrecansados.
  • Haz mucho porteo, piel con piel, bracitos…
  • Favorece días relajados. Procura limitar la sobreestimulación visual, auditiva, muchas visitas… 
  • Aliméntale en un lugar tranquilo, con poca luz
  • Mantener la calma. alma y paciencia. No os desesperéis. Lo notan. Si tus brazos no funcionan, cambiad de brazos
  • A veces el ruido blanco les calma.
  • Prueba a mecerlo, balanceo y acunamiento. La pelota de pilates puede ser una aliada.
  • Ningún fármaco ha demostrado ser efectivo. Prohibido el uso de infusiones de hierbas en bebés. No hagas cambios en la alimentación sin indicación del pediatra. 

Probablemente no haya ningún problema de salud detrás de este llanto. Sin embargo, en caso de dudas, consultad con el pediatra para que descarte otras causas. A veces pueden ayudar los probióticos, la fisioterapia, cambios en la alimentación…  Son síntomas de alarma: mal estado general, fiebre, síntomas neurológicos, deposiciones con sangre, vómitos, rechaza comida, no gana peso..

¿Lo habéis vivido? Yo sí. Todavía recuerdo esos primeros 3-4 meses de V, la “ansiedad anticipatoria” que sentía cuando se acercaba la noche. Nos esperaban horas de llanto continuado, incansable e inconsolable. Impotencia y frustración de no poder hacer mucho. Hasta que finalmente callaba, y finalmente pasó. 

Deja una respuesta